Los parásitos son responsables de muchas y muy variadas patologías que afectan a los animales de compañía.

 

La sintomatología más frecuente ante un parásito interno es fundamentalmente de tipo digestivo e incluye diarrea y/o vómitos, adelgazamiento progresivo, pelaje en mal estado, etc. Los parásitos externos generalmente producen alteraciones en la piel, pero también pueden ser transmisores de enfermedades más graves.

 

La complejidad y la diversidad de los parásitos y su variado impacto en la salud animal hacen que su contol y prevención resulte de gran importancia. Lo ideal es desparasitar habitualmente de forma preventiva y no esperar a la aparición de los síntomas. 

El riesgo de compartir determinadas enfermedades parasitarias entre mascotas y propietarios (zoonosis) acentúa la necesidad de la prevención constante de estas enfermedades en nuestros animales de compañía, y no solo de su tratamiento. Los niños y los ancianos son las poblaciones de mayor riesgo de zoonosis, aunque las personas inmunodeprimidas o los enfermos crónicos también están en riesgo. 

Para prevenir el contagio en humanos, hay que evitar el contagio de la mascota, y mantener su buen estado sanitario, mediante revisiones veterinarias y vacunaciones (para asegurar una eficacia total de la vacuna, es aconsejable que el animal esté previamente desparasitado). No dejar por ejemplo, heces en lugares que puedan entrar en contacto con los niños, no dejar que las mascotas laman su cara, y lavarse siempre las manos después de tocar un animal. Es importante que entiendan el por qué de esta medida, brindándoles una adecuada educación sanitaria.

Las desparasitaciones preventivas deben comprender tanto parásitos internos como externos.

DESPARASITACIÓN EXTERNA

Con la desparasitación externa se mantienen a raya pulgas, garrapatas, piojos y demás insectos, pero también previene de la transmisión de ciertas enfermedades como la Filariosis (el gusano del corazón) o la Piroplasmosis, la cual es transmitida por garrapatas.

 

Para la desparasitación externa existen de igual forma que para la interna, múltiples productos en forma de comprimidos, pipetas, collares, sprays, etc. Nosotros te asesoraremos sobre la frecuencia de aplicación y el mejor producto a utilizar, puesto que hay determinadas zonas geográficas donde habrá más riesgos de contraer una enfermedad u otra. Emplearemos métodos determinados o bien reduciremos o ampliaremos la frecuencia de su uso dependiendo de la estación del año o el lugar donde vayamos a estar con nuestra mascota.

Debemos tener en cuenta que cada producto tiene un mecanismo de acción y ataca de una forma distinta a las pulgas, garrapatas y piojos por lo que es importante dejarse asesorar en este caso por un veterinario. En dicha variedad de productos existe una variedad igual en cuanto al espectro de acción de fases evolutivas de los parásitos, especies a atacar (por ejemplo algunos productos son más efectivos frente a garrapatas que a pulgas) y no debemos olvidar que hay algunos que no ofrecen una inmunidad posterior, es decir, no existe un periodo tras la aplicación del producto en el que nuestra mascota estará protegida frente a estos insectos tan molestos.

 

Es importante saber frente a qué queremos proteger a nuestra mascota, porque si lo hacemos, mejoraremos su salud y la nuestra.

DESPARASITACIÓN INTERNA

La finalidad de la desparasitacion interna es la de eliminar los parásitos que están “dentro” de nuestra mascota, así como evitar que se multipliquen en el interior de su organismo.

 

Una buena desparasitación debe comenzar en la etapa de cachorro, a partir de las 4 semanas de edad, ya que es cuando está más indefenso. El uso de desparasitantes durante la etapa de cachorro proporcionará unas mejores defensas para las vacunas. Tras la última vacunación de cachorro, las desparasitaciones internas deben repetirse cada 2 meses.

 

Cuando nuestra mascota haya llegado a la edad adulta debemos realizar la desparasitación por regla general cada tres meses, aunque lo recomendable es dejarse asesorar para ajustar la dosis y la frecuencia a la situación concreta de nuestra mascota.

Tan importante es la salud de nuestra mascota como la nuestra, por lo que no debemos olvidar que existen enfermedades parasitarias en las que los perros y gatos son portadores y las podemos sufrir nosotros (zoonosis), como el Quiste Hidatídico y la Toxoplasmosis.

 

En el mercado existen una amplia gama de productos para desparasitar cómodamente. Existen comprimidos, pipetas, jarabes, sprays, etc. Con la desparasitación observaremos una mejoría en el pelo, la condición corporal, evitaremos encontrarnos esas “lombrices” y “puntos blancos” en las heces y prevendremos las diarreas y enfermedades asociadas a las infestaciones por parásitos internos.

 

No debemos olvidar que muchos parásitos no se ven a simple vista y para ello es recomendable que el veterinario realice un examen microscópico periódico de las heces.

DESPARASITACIONES

 
 
  • Facebook boovet
  • Twitter boovet
  • Google+ boovet
  • LinkedIn boovet
  • YouTube boovet

BOOVET CLÍNICA VETERINARIA  -  BARRIO SAN JUAN Nº1-A, BAJO  -  BOO DE PIÉLAGOS  -  39478  -  CANTABRIA